La investigación científica

Siempre oímos hablar de investigación, de descubrimientos, de explicación científica de fenómenos. Pero, nos preguntamos, ¿qué es realmente la investigación?. ¿Cómo hemos de hacer para investigar?.

Realmente, la metodología de la investigación científica y técnica es teoría aplicada del conocimiento. Los argumentos básicos son los propios de la teoría del conocimiento, que podemos establecer en cuatro puntos:

1. El mundo es materia y solo materia. El mundo es materia en movimiento, habiendo ciertas fuerzas que mantienen cohesionada a la materia. Todos los procesos se pueden caracterizar por cambios en la situación material, energética o informativa de la materia en el contexto del espacio-tiempo.

2. El mundo, la materia, es cognoscible. La necesidad del cerebro humano de conocer se manifiesta en una penetración cada vez más profunda en el sentido de las leyes que gobiernan al mundo, en un proceso que se relaciona, obviamente, con la transmisión y elaboración de la información.

3. La única verdad aceptable es el resultado del proceso cognoscitivo del mundo. El reflejo de la realidad objetiva en el cerebro humano es la única verdad concreta, que posee tanto el aspecto relativo como el aspecto absoluto.

4. El único criterio de contraste de la verdad es la práctica. Entendemos como práctica la interrelación general del hombre con el mundo material. Podemos detallar dos aspectos del concepto que denominamos práctica: la observación y el experimento, según que el hombre se dedique a observar o contemplar el fenómeno o proceso sin intervenir en él, o bien, si el hombre interviene de algún modo en el proceso o fenómeno que se investiga para que discurra en un sentido planificado de antemano.

En lo que respecta a la metodología a desarrollar en cada caso, ésta depende de las características típicas de los procesos que se intenta investigar. Existen fenómenos para cuyo estudio es conveniente actuar de un cierto modo y otros fenómenos que presentan caracteres limitativos que obligan a actuar de una forma alternativa y varia.

Cuando en determinados fenómenos o procesos se dispone de información suficiente es posible actuar en general mediante el esquema del Método Hipotético- Deductivo, más cuando estos procesos se desarrollan de forma muy complicada, dentro de configuraciones de extrema complejidad, o bien no se dispone de un aceptable volumen de información, no resulta en general posible modelarlos matemáticamente en una actuación inicial y estudiarlos de forma deductiva, sino que se hace precisa la introducción previa de métodos probabilísticos y de tipo estadístico a fin de determinar características propias y factores de interrelación.