La persona en Tomás de Aquino

                 TODO HOMBRE SIEMPRE ES PERSONA

 

El hombre es persona porque es un ser sustancial completo cuya naturaleza racional le confiere individualidad y mayor participación en el ser. El carácter natural de ser persona no lo modifica ninguna condición de pobreza física, intelectual o cultural, ni ninguna limitación física, síquica, moral o cultural.

La comprensión del significado y grandeza de la condición humana como persona, de su esencia, de su puesto en el universo y de su trascendencia hacía el fin último no se logra desde las parciales y particulares cosmovisiones de las ciencias naturales y humanas, sino desde la cosmovisión integral (el ser, sentido y significado) de la filosofía. Así, pues, una de las tesis de la antropología de Tomás de Aquino pretende aclarar el carácter personal de todo hombre, que por el mismo ser, por el que el hombre es humano es también persona.

La persona es un ser libre y como tal quiere el bien

Para Santo Tomás la libertad es querer el bien. Con el término “querer” se indica que un principio intrínseco de la libertad es la voluntad; y, con la categoría “bien” se significa que la libertad sirve a este fin. Se distinguen tres tipos de voluntad: la simple voluntad en cuanto quiere el bien supremo o la felicidad; la voluntad como razón o querer racional que posibilita la elección del bien, y se identifica con el libre albedrio; y, la voluntad que quiere el bien de modo necesario y que constituye la plena libertad personal la cual posibilita la ética de la autonomía moral

La filosofía de la persona en Santo Tomás se fundamenta en varios principios una de ellos es la:

Fundamentación Ética:

En primer lugar el humanismo tiene una fundamentación ética en cuanto debe estar basado en VALORES que representan la prudencia, la autotomía, dignidad, responsabilidad, fraternidad, solidaridad….

En el humanismo es necesario destacar el valor de la “dignidad humana” frente a las cosas, considerando al hombre con un fin en sí mismo y no como un medio. Esta fundamentación se basa en la visión tomista que asume al hombre como sujeto de acciones valiosas. Para llegar a ser un individuo de valor, es necesario, construirse como un individuo de bien.

Alcanzar este proyecto es lograr la capacidad para actuar y obrar bien; acciones que perfeccionará no solo al sujeto sino a todas las formas de vida social. Con esto alcanzará el estado de perfección, (“dame acierto al comenzar, dirección al progresar y perfección al acabar”) mediante la razón iluminada por el conocimiento de la verdad, línea vertebral de la USTA señalada con el lema “Facientes Veritatem” , es decir, buscadores, constructores y defensores de la verdad

El hombre como ser ético está llamado a hacer el bien, a vivir el bien como expresión de su dignidad y honor.

El conocimiento que le da la razón lo debe llevar a la comprensión y orientación de su proyecto de vida que tiene como fin último la felicidad.

Después de una lectura comprensiva y de acuerdo a sus saberes previos responda;

1. Por qué Tomás de Aquino define al hombre como persona humana?

2. ¿Qué constituye la libertad de la persona?

3. ¿Por qué el hombre ser un ser ético?

4. ¿Después de lo estudiado como se define usted a sí mismo como persona y cómo define a los otros?