DESARROLLO DEL LENGUAJE ORAL Y ESCRITO

DESARROLLO DEL LENGUAJE ORAL Y ESCRITO

El lenguaje y la comunicación  se constituyen en aspectos relevantes para  desarrollar los procesos de aprendizaje de la lectura y la escritura. Es así como en el acto de leer, es necesario que el niño y la niña hayan adquirido el lenguaje oral. A partir de él, descubren el mundo y se integran; primero con su medio familiar y luego con  la sociedad donde ejecutarán diversas actividades en el transcurso de su vida. La adquisición y el desarrollo adecuado del lenguaje en los primeros años de escolaridad son básicos, porque  proporcionan las herramientas iniciales para  la integración al medio  social.

Es importante considerar que los niños y las niñas  tienen un ritmo de desarrollo propio que se hace necesario estimular permanentemente. En el caso del proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura se deben favorecer sus características propias, incentivando el acceso al lenguaje tanto oral como escrito, llevándolos a comprender la importancia que para la comunicación tienen estos procesos, motivándolos para que gocen y disfruten del acto de leer y escribir  sin que se sientan clasificados negativamente, rechazados y/o desmotivados.

 

 Además de tener en cuenta las características propias de cada niño y niña hay  algunos factores significativos que  permiten comprender el desarrollo del lenguaje que inciden en el aprendizaje de la lectura y escritura, relacionados con los distintos medios en los que  ellos se desenvuelven, como son : el medio familiar, el social, y el escolar. Este último es el responsable de recopilar  los insumos obtenidos y guiarlos adecuadamente a en  el proceso de aprendizaje.

Para el niño y la niña, el uso cotidiano del idioma, su lengua materna en primera instancia, las diferentes formas de expresión y comunicación, les permiten centrar su atención en el contenido de lo que desean expresar a partir del conocimiento que tienen o van elaborando de un acontecimiento, constituyéndose el lenguaje en la forma de expresión de su pensamiento. Por tanto, las oportunidades que facilitan y estimulan el uso apropiado de un sistema simbólico de forma comprensiva y expresiva potencian el proceso de pensamiento.

Generalmente entre los 5 los 8 años, el nivel de lenguaje oral y escrito de  los niños  y  niñas presenta características como dialogar entre ellos, hacer comentarios mientras juegan, al plantearles preguntas responden ajustándose a lo cuestionado, las preguntas que formula tienen sentido ya que realmente quieren obtener información,  preguntan por el significado de palabras que dentro de un relato pueden generarles interés,  indagan por detalles, hacen comentarios, su vocabulario es muy amplio lo que permite que se expresen con frases correctas, reconocen la representación del significado que tiene los anuncios publicitarios. En su gran mayoría en esta edad, ya poseen un lenguaje completo, tanto en forma como en estructura.

Es así como el niño y niña entre los 5 y 8  años presentan gran habilidad en el manejo de la lengua materna, y  por consiguiente en el lenguaje oral. A partir de esta etapa empiezan a emplear el lenguaje en su propio pensamiento de esta manera conocen el mundo, lo reconocen como su contexto inmediato y se constituyen como parte de él. Toda forma de comunicación que establecen se genera sobre las anteriores, se transforma en cierta medida, pero de ninguna manera se suprime, a mayor edad de los niños y niñas con mayor flexibilidad utilizarán todos los medios a su alcance. Entre más variadas y ricas son sus interacciones con aquellos que los rodean y con las producciones de la cultura, más fácilmente transforman sus maneras de comunicarse, enriquecen su lenguaje y expresividad e igualmente diversifican los medios para hacerlo mediante la apropiación de las nuevas posibilidades que les proporciona el contexto.

La función central del lenguaje es la significación, además de la comunicación, pues es en el lenguaje donde se configura el universo simbólico y cultural de cada sujeto.

Hablar de significación, es referirse a aquella dimensión que tiene que ver con los diferentes caminos a través de los cuales las personas dan significado y sentido a los signos. Esta dimensión tiene que ver con la forma como se establecen las interacciones entre las personas y con los procesos que se dan en la vinculación con la cultura y con los saberes.

En educación se puede decir, que el lenguaje es una interacción sociocultural, pues éste se realiza con el fin de relacionarse con otros individuos y sus productos culturales.

A través del lenguaje de significaciones el niño y la niña tienen la posibilidad de construir su identidad, de relacionarse con el mundo, de conceptualizar y de insertarse en la comunidad. Así construyen una visión de mundo, cognitiva, afectiva, comunicativa y estética.

Para iniciar el proceso de lectura y escritura  se debe tener muy claro el desarrollo de la oralidad y la escucha como condiciones básicas, en un proceso mediante el cual los niños y las niñas  desde la educación preescolar  y de los primeros grados de educación básica primaria, intercambian y construyen significados con los otros. La interacción con el medio les permite exteriorizar las vivencias emocionales, acceder a los contenidos culturales, producir mensajes cada vez más elaborados y ampliar progresivamente la comprensión de la realidad.

Tomado del documento: La lectura y la escritura en los niños, un aprendizaje con sentido que articule la educación inicial y la básica primaria, a partir de una propuesta de la Licenciatura en Educación Preescolar de la Universidad Santo Tomás. Por: Martha Inés Guzmán, María del Socorro Chalela , Angela Gabriela Gutierrez. Bogotá 2.009

 

 

 

 

MARTHA INÉS GUZMÁN RODRÍGUEZ

ÁNGELA GABRIELA GUTIERREZ PERDOMO

MARÍA DEL SOCORRO CHALELA ROMANO

 

 

Este artículo está licenciado bajo GNU Free Documentation License