proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura

El lenguaje y la comunicación  se constituyen en aspectos relevantes para  desarrollar los procesos de aprendizaje de la lectura y la escritura. Es así como en el acto de leer, es necesario que el niño y la niña hayan adquirido el lenguaje oral. A partir de él, descubren el mundo y se integran; primero con su medio familiar y luego con  la sociedad donde ejecutarán diversas actividades en el transcurso de su vida. La adquisición y el desarrollo adecuado del lenguaje en los primeros años de escolaridad son básicos, porque  proporcionan las herramientas iniciales para un buen desarrollo e integración al medio  social.  
Es importante considerar que los niños y las niñas  tienen un ritmo de desarrollo propio que se hace necesario estimular permanentemente. En el caso del proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura se deben favorecer sus características propias, incentivando el acceso al lenguaje tanto oral como escrito, llevándolos a comprender la importancia que para la comunicación tienen estos procesos, motivándolos para que gocen y disfruten del acto de leer y escribir  sin que se sientan clasificados negativamente, rechazados y/o desmotivados.
Además de tener en cuenta las características propias de cada niño y niña hay  algunos factores significativos que  permiten comprender el desarrollo del lenguaje que inciden en el aprendizaje de la lectura y escritura, relacionados con los distintos medios en los que  ellos se desenvuelven, como son : el medio familiar, el social, y el escolar. Este último es el responsable de recopilar  los insumos obtenidos y guiarlos adecuadamente a en  el proceso de aprendizaje.
Para el niño y la niña, el uso cotidiano del idioma, su lengua materna en primera instancia, las diferentes formas de expresión y comunicación, les permiten centrar su atención en el contenido de lo que desean expresar a partir del conocimiento que tienen o van elaborando de un acontecimiento, constituyéndose el lenguaje en la forma de expresión de su pensamiento. Por tanto, las oportunidades que facilitan y estimulan el uso apropiado de un sistema simbólico de forma comprensiva y expresiva potencian el proceso de pensamiento.
Generalmente el nivel de  lenguaje oral y escrito de  los niños  y  niñas presenta características como dialogar entre ellos, hacer comentarios mientras juegan, al plantearse  preguntas; las preguntas que formula tienen sentido ya que realmente quieren obtener información,  preguntan por el significado de palabras que dentro de un relato pueden generarles interés,  indagan por detalles, hacen comentarios, su vocabulario se va ampliando, de esta manera conocen el mundo, lo reconocen como su contexto inmediato y se constituyen como parte de él. Toda forma de comunicación que establecen se genera sobre las anteriores, se transforma en cierta medida, pero de ninguna manera se suprime, a mayor edad de los niños y niñas con mayor flexibilidad utilizarán todos los medios a su alcance.
Entre más variadas y ricas son sus interacciones con aquellos que los rodean y con las producciones de la cultura, más fácilmente transforman sus maneras de comunicarse, enriquecen su lenguaje y expresividad e igualmente diversifican los medios para hacerlo mediante la apropiación de las nuevas posibilidades que les proporciona el contexto.
La función central del lenguaje es la significación, además de la comunicación, pues es en el lenguaje donde se configura el universo simbólico y cultural de cada sujeto.
Hablar de significación, es referirse a aquella dimensión que tiene que ver con los diferentes caminos a través de los cuales las personas dan significado y sentido a los signos. Esta dimensión tiene que ver con la forma como se establecen las interacciones entre las personas y con los procesos que se dan en la vinculación con la cultura y con los saberes.
En educación se puede decir, que el lenguaje es una interacción sociocultural, pues éste se realiza con el fin de relacionarse con otros individuos y sus productos culturales.
A través del lenguaje de significaciones el niño y la niña tienen la posibilidad de construir su identidad, de relacionarse con el mundo, de conceptualizar y de insertarse en la comunidad. Así construyen una visión de mundo, cognitiva, afectiva, comunicativa y estética.
Para iniciar el proceso de lectura y escritura  se debe tener muy claro el desarrollo de la oralidad y la escucha como condiciones básicas, en un proceso mediante el cual los niños y las niñas  desde la educación intercambian y construyen significados con los otros. La interacción con el medio les permite exteriorizar las vivencias emocionales, acceder a los contenidos culturales, producir mensajes cada vez más elaborados y ampliar progresivamente la comprensión de la realidad.
Desde esta perspectiva, el lenguaje potencia en los primeros años de vida del niño y la niña,  las relaciones que establece consigo mismo, con las personas y con distintos ambientes en los que participa. De igual forma el desarrollo del lenguaje potencializa la capacidad creativa que ellos tienen para comunicar, representar y expresar la realidad a partir de la elaboración singular de sus sentimientos, experiencias y sensibilidad.
Esta capacidad representativa, se irá enriqueciendo en la medida en que se le proporcionen situaciones y recursos para que puedan experimentar y poner en juego sus capacidades creativas y expresivas a través de la música, la literatura, la plástica y demás lenguajes expresivos.
En relación con los planteamientos anteriores, se afirma, que la relación entre el lenguaje oral y  el lenguaje escrito es tan estrecha, que los dos procesos coinciden en la forma en que se desarrollan. Sin embargo, estos dos tipos de lenguaje  le plantean al niño y la niña diferentes exigencias: en el caso del lenguaje oral, intervienen las expresiones del rostro, el tono de la voz, el contexto, para llegar a comprender el mensaje y   el lenguaje escrito depende de lo que está plasmado en el texto para comprender el mensaje.
 

LA LECTURA

Los seres humanos como seres sociales y culturales, desde antes de su nacimiento empiezan a leer  por medio de sus sentidos, las palabras de sus padres, las canciones, los distintos sonidos que los rodean; luego al nacer leen los  gestos de su madre, sus familiares y a medida que crecen, crece su capacidad lectora; leen el mundo y el contexto que los rodea, leen las imágenes, situaciones; es decir hacen una lectura de la realidad, posteriormente al ingresar a las instituciones escolares inician el proceso de aprendizaje de la lectura y leen como tal la palabra.
Leer es un acto complejo que implica mucho más que la decodificación. Leer es un proceso donde el sujeto construye significados a partir de lo que sabe, más la información visual que encuentra en los textos. Leer es un acto de construcción activa, donde se lleva a cabo un proceso de interacción entre el lector y el texto.
En el complejo acto de leer, hay un aspecto de vital importancia que no se puede dejar de lado y es el contexto familiar del niño, sus costumbres, cultura, educación de los padres inciden directamente en el proceso de la lectura.
Sobre el tema, Emilia Ferreiro  (2005) manifiesta, que el ser humano debe ser lector y crítico de textos que lee, de manera que le encuentre el significado de la palabra escrita, es decir, la lectura es un acto donde el ser humano acepta la asignación de encontrarle sentido y coherencia a lo que el autor refleja en su escrito, por lo tanto, el lector debe reaccionar al momento de leer, buscando sentido de lo que se quiere expresar. Siempre tomamos en cuenta que la lectura es una actividad que nos permite identificar, decodificar y analizar lo que otra persona quiere decir, pero debemos tener en cuenta que no solo es un acto donde el ser humano decodifica signos gráficos, sino que va más allá, aceptando la responsabilidad de buscar un sentido del texto y transformar los conocimientos previos por los conocimientos recientemente aprendidos
Por su parte, Ana Teberosky (2002) se refiere a la lectura como un medio a través del cual el ser humano procesa de manera sistematizada la información recibida a través de códigos gráficos, integrando otros procesos como la comprensión y el análisis de la información; del mismo modo señala, que el hombre ha inventado máquinas para aumentar o disminuir la distancia, como la rueda, la palanca o el propio automóvil, pero será la lectura la que lo llevará a comprender la ciencia y el sentido propios de la vida.
Hablar de lectura y escritura desde una perspectiva constructivista, implica tener una mirada de niño y niña,  desde el mismo sentido. Se conciben como sujetos cognoscentes, activos que construyen conocimiento mediante: 

·                    Sus propias acciones sobre los objetos del mundo.

·                    La confrontación de los resultados de sus acciones con sus propios conceptos.

·                    La confrontación de los resultados de sus acciones con conceptos de otros.
Desde esta mirada, Ferreiro y Teberosky (1989,), tomando como base los planteamientos de Piaget, definen al niño y la niña,  como ese sujeto activo que compara, excluye, ordena, categoriza, reformula, comprueba, formula hipótesis, reorganiza, etc., en acción interiorizada (pensamiento) o en acción efectiva (según su nivel de desarrollo).
Ahora bien, en este contexto, lo que se conoce comúnmente como “errores” en realidad son requisitos para la construcción de conocimiento y que se podría llamar mejor, errores constructivos. Esta afirmación resulta contradictoria, cuando aun y en su gran mayoría se encuentran escuelas donde tratan de eliminar a toda costa los llamados “errores”, sin tener en cuenta que hacen parte esencial para la construcción del conocimiento.
Leer es un proceso de construcción de significados a partir de la interacción entre el texto, el contexto y el lector obteniendo como resultado la comprensión; este un proceso interactivo en el cual el lector construye una representación organizada y coherente del contenido del texto relacionándolo con los conocimientos previos.
Cada lector hace su propia comprensión de un texto de acuerdo con su realidad interior, con su experiencia previa, con su nivel de desarrollo cognitivo y con su estado emocional, etc.
Dice Smith (1975) que para la comprensión de un texto, son fundamentales dos fuentes de información, visual y no visual:
La información visual se refiere a los signos impresos, los cuales se perciben a través de la visión (o del tacto, en el caso del código Braille). Hace referencia a todos los materiales impresos como revistas, periódicos, textos, etc.
La información no visual, es el conocimiento tanto del lenguaje como del contenido de los textos escritos. Es decir, si se va a leer un texto sobre cocina, por ejemplo, el lector sabe que el lenguaje es especializado en culinaria y no pensará que su contenido será sobre un parque de diversiones, sino seguramente sobre recetas de cocina o estilos para servir una buena comida.
Para leer no es suficiente reconocer las letras ni su correspondiente valor sonoro (cuando lo hay), pues la lectura es un complejo proceso de producción de sentido. Por lo que se puede deducir que para formar lectores no es necesario, sino más bien contraproducente, hacer énfasis en el descifrado de las letras o en el dominio de la información grafo-fonética.
Toda lectura es interpretación y lo que el lector es capaz de comprender y de aprender a través de ella, depende básicamente de los conocimientos previos.
La lectura es un proceso que se da a lo largo de la vida, pero que se cualifica con el bagaje que la persona va adquiriendo gracias a su experiencia.

 “Leer es adentrarse en otros mundos posibles. Es indagar en la realidad para comprenderla mejor, es distanciarse del texto y asumir una postura crítica frente a lo que se dice y lo que se quiere decir…” ( Delia Lerner, 1995).                                                                            
De acuerdo con esta autora, los factores que determinan la comprensión lectora y que se aplican como estrategias básicas de lectura.

Lector

Es quien ejecuta la acción de leer y quien encuentra diversos componentes que facilitan o dificultan la comprensión lectora como son:

Muestreo

Es la capacidad que posee el lector para abarcar globalmente el texto identificando formas gráficas, formatos, letras. Este procesa las palabras más relevantes para él. Selecciona cognitivamente las palabras e ideas más significativas del texto para construir los significados, los cuales están determinados por conocimientos previos.

Predicción

Es la capacidad que tiene el lector para adelantarse a la continuación de los contenidos de un texto o a su finalización. Permite construir hipótesis a partir de la lectura de un texto. Esta lectura posibilita fluidez y comprensión. Por ejemplo, se le lee al niño o a la niña un cuento y en algún momento de la lectura se hace un alto o se da la oportunidad para que termine la idea. 

Inferencia

Es la capacidad para sacar deducciones a partir de los componentes de un texto que están implícitos estableciendo relaciones y analogías no explicitas. Este proceso es cognitivo y no lo tiene que manifestar en forma verbal. En este caso, después de leerle al niño o la niña un texto, se le hacen preguntas en donde sin estar escritas las respuestas, las pueda deducir.

Verificación

A medida que se va leyendo se constata si lo que se predijo o infirió es correcto. Durante la lectura, el niño o la niña van haciendo predicciones, sacando conjeturas y a medida que van avanzando en la lectura, van constatando que lo que pensaban era cierto.

Autocorrección

El lector automáticamente lo auto corrige. Implica vacilar, regresar, reemplazar partes y hasta abandonar el texto.

Otros aspectos que intervienen en la comprensión lectora se relacionan con:

Los propósitos

Se refieren al para qué de la lectura, se busca un fin, bien sea recreativo o informativo, pero esto condiciona su comprensión.

El conocimiento previo

Está determinado por lo que la persona sabe sobre el tema específico y por su estructura cognitiva, es decir, la forma en que está organizado su conocimiento y por la competencia lingüística. A mayor conocimiento del tema, mayor comprensión.

El nivel de desarrollo cognitivo

Es la capacidad que tiene el sujeto para asimilar y acomodar nuevos esquemas y resolver problemas. Es la forma en que cada niño asimila la información.

La situación emocional

Es el estado anímico del lector en el momento de la lectura y condiciona la comprensión del texto, ya que los significados se forman a partir de de la interacción de la realidad interior del sujeto y la realidad exterior en la que habita el texto.
Todos estos procesos que entran en función en la lectura requieren de un desarrollo  y una integración adecuada de maduración del  sistema nervioso central y los receptores sensoriales periféricos, puesto que la lectura constituye un lenguaje que se expresa en signos gráficos asociados con sonidos. Hay que tener presente que no todos los niños poseen el mismo grado de maduración para afrontar el aprendizaje de la lectura y la escritura, tradicionalmente al cumplir la edad deseada. El cerebro de cada individuo es único e irrepetible, es  por ello que los estímulos son determinantes para su correcta maduración y especificidad funcional, porque  tiene la potencialidad de organizar su funcionamiento, de manera de aprovechar al máximo sus posibilidades, según sean las características del ambiente.

 

LA ESCRITURA

En los niños y niñas de cinco a ocho años, además de los usos del lenguaje oral, se requiere favorecer la familiarización con el lenguaje escrito a partir de situaciones que impliquen la necesidad de expresión e interpretación de diversos textos.
En este sentido, el avance del niño  y la niña de forma general, depende de múltiples estímulos que permiten desarrollar los aspectos específicos del cerebro, manifestándose a través del lenguaje y del comportamiento, es así como el desarrollo psicolingüístico por ello obedece a una asimilación neurológica de las características fonéticas del idioma y, por otro, a una acomodación psicológica a los códigos lingüísticos culturales del propio entorno, el que acepta o rechaza las comunicaciones del niño.

La escritura se constituye en un proceso individual y a la vez social en la que se configura un mundo y entran en juego saberes, competencias, intereses y está determinado por el contexto en el cual se produce.
Es la producción de sentido por medio de signos gráficos y de esquemas de pensamiento para representar y comunicar significados.
La escritura es un aprendizaje muy complejo, se da al entrar el niño y la niña en contacto con el mundo alfabetizado. Desde la mirada constructivista, se asume que éstos construyen su propio proceso operando directamente sobre el sistema de escritura.
Ana Teberosky (1980)  cuando se refiere a la escritura, refleja claramente la importancia que la misma tiene en el hombre y la educación; sin la escritura el hombre no sería capaz de crear ciencia, ya que no podría escribirla y explicarla como lo han hecho los científicos e investigadores en épocas anteriores; también recalca que la escritura representa el medio perfecto para el desarrollo intelectual del ser humano, ya que a través de ella, el hombre “escribe” lo que ha aprendido, reconociendo sus aciertos y errores, siendo capaz de corregirlos. Cuando el individuo aprende a leer y a escribir no solamente está aprendiendo a decodificar mensajes y a escribir los mismos, sino que ya está capacitado para comprender los mensajes y crear sus propios criterios.
El proceso de adquisición de la escritura presenta unas etapas, que Emilia Ferreiro y Ana Teberosky (1980), han explicado a partir de investigaciones hechas con niños y niñas. A continuación se presentan las principales características de cada una de las etapas.

Icónica:
El niño y la niña  inician con el dibujo infantil como primer trazo significativo que corresponde al garabateo como parte de su realismo infantil. Siempre le da sentido a lo que hace a través de una explicación.

Indiferenciación entre escritura y dibujo:
Mezclan algunas grafías parecidas a las letras, con otras que son letras y con dibujos que representan lo que quieren decir y guiados siempre por una teoría, una hipótesis, una conjetura inteligente.
El niño y la niña a medida que escriben van haciendo sus propias hipótesis, tratando de relacionar lo que escriben con lo que quieren decir. Es así como se presentan las siguientes hipótesis:

Hipótesis de nombre:
La escritura de nombre debe ser acorde con el objeto que representa. Por ejemplo: se le pide a un niño, que escriba su nombre (Ricardo) o el de su padre (Juan). Él piensa que el suyo es más corto porque, es más pequeño que su padre, y así lo representa con grafías.        

 Hipótesis de variedad:

Las letras iguales o repetidas no se pueden leer. Por ejemplo, escribe la palabra papá con cuatro o más letras diferentes y busca diferentes formas de combinarlas, para que según él se pueda leer.

 Construcción de formas de diferenciación:

El niño y la niña empiezan a entender que hay reglas que rigen la escritura para que pueda ser leída y es aquí donde surgen otras hipótesis.

 Hipótesis de cantidad:
Las palabras de dos o tres letras, él niño y la niña piensan que no se pueden leer y las escriben pegadas. Ejemplo (el gato).

Hipótesis sobre el singular y el plural:

 Cuando el niño o la niña escriben la palabra en singular la representan por un número determinado de grafías, por ejemplo si se les pide que escriban niño, lo pueden representar (ion), pero si se les pide que escriban niños, ellos escriben (ion ion ion).

 Producción fonética:

 Ya en esta etapa, el niño y la niña empiezan a ver la relación entre el sonido y la grafía. A cada sonido le corresponde una letra. Ejemplo (casa – aa), (león – eo).

Correspondencia fonética:

Ya asignan una letra a cada sonido, aunque no siempre utilicen las adecuadas. Cuando llegan a esta etapa, se puede decir que han iniciado la alfabetización de la escritura.

 Etapa alfabética:

Además de darle un valor sonoro a cada letra, los niños y las niñas entienden el código alfabético y se puede decir que ya saben leer y escribir. De esta manera están listos para plantear hipótesis sobre la ortografía y la separación correcta de palabras.
 Cabe destacar que el lenguaje escrito es más complicado  de captar ya que quien lee lo escrito debe imaginar la realidad y ordenarla mentalmente de acuerdo con la intencionalidad del texto, mientras que el lenguaje oral contiene elementos que facilitan la interpretación de cualquier mensaje. De igual manera como señala  Bravo(1980) la adquisición de la lectura es compleja en los primeros años escolares y se refiere a  “ocho procesos que realiza el cerebro al adquirirla y desarrollarla como son:

  • El individuo debe reconocer los signos gráficos y diferenciarlos de otros signos, esto está relacionado con el proceso de discriminación y  memoria perceptivo-visual.
  • El individuo debe asociar el signo gráfico a un fonema determinado. Proceso de discriminación y memoria perceptivo-auditiva.
  • ·  Debe reconocer los signos en un espacio de la página donde lee. Percepción de la orientación espacial.
  • · Tiene que unir las sílabas y palabras, diferenciándolas de otras Le otorga a la lectura una  dirección. En nuestra lengua de izquierda a derecha.
  • · Da a la lectura una secuencia. Relacionado con la orientación espacial y el ritmo.
  • Asocia el grafismo y el fonema a un significado. Proceso de conceptualización y simbolizaci
  • Comprende lo leído en general y lo retiene. Relacionado con la comprensión y memoria de los símbolos”
  • En este sentido, los procesos de lectura y escritura exigen del niño y niña un grado de madurez  evidenciado  en la actividad motriz y  se complementa con la inteligencia intuitiva que según la aplicación en determinada circunstancia, favorece al pensamiento lógico que se va adquiriendo en cada nivel tanto de preescolar como los primeros grados de la básica primaria.
    El avance en estos procesos,  brinda  a los niños y las niñas una seguridad emocional que beneficia el aprendizaje en las etapas escolares en las cuales se ve enfrentado y facilita el funcionamiento óptimo de las capacidades cerebrales que el individuo pueda desarrollar.De hecho, el cerebro es el que guía todas las actividades del ser humano, en aspectos que están estrechamente ligados al proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura, como son la percepción auditiva, visual, temporal y espacial, presentes desde que el ser humano nace y pasa por las diversas etapas de maduración a nivel de conocimiento y se enriquece a partir de las experiencias vividas.
Tomado de de documento: La Lectura y la escritura en los niños, un aprendizaje con sentido  que articule la educación inicial  con la básica primaria, a partir de una propuesta de la licenciatura en educación preescolar de la UniversidadSanto Tomás. Por: Marta Inés Guzmán, María del Socorro Chalela, Angela Gabriela Gutiérrez


BIBLIOGRAFÍA

·         Adricaín Sergio, Marín De Sásá Y Rodríguez Antonio O. Puertas A La  Lectura.   Mesa Redonda. Magisterio. Bogotá. 1995.

·         Alcaldía Mayor de Bogotá. Sed, Lineamientos Respuestas Grandes Para Grandes Pequeños. Bogotá. 2007

·         Baquero Gacharná Mariana, Cañón Vega Mora y Parra Rozo Omar.

·         Barbosa Held Antonio. Cómo Enseñar A Leer Y Escribir. Pax México. Alfaomega. 1971.

·         Cajiao Francisco, Instrumentos Para Escribir El Mundo, Escritura Lectura Y Políticas En El Universo Escolar. Bogotá. Editorial Magisterio

·         Cassany Daniel, Luna Marta y Sanz Gloria. Enseñar Lengua. Graò. 1997

·         Catach Nina. Compiladora. Hacia Una Teoría De La Lengua Escrita. Colección Leb. 1999.

·         Coll, Cesar Y Otros. "El Constructivismo En El Aula", Colección Biblioteca De Aula. Grao Editorial Barcelona. 1993.

·         DÍaz Henao Luisa Emir y Echeverry de Zuluaga Carmen Emilia. Enseñar Y Aprender, Leer Y Escribir. Una Propuesta A Partir De La Investigación. Mesa Redonda. MAGISTERIO. Bogotá. 1998

·         Emilia Ferreiro. Cultura Escrita Y Educación. Fondo De Cultura Económica. México 2000

·         Emilia Ferreiro Vigencia De Jean Piaget. Editorial Siglo Xxi. Cuarta Edición. México 2002

·         Emilia Ferreiro Y Ana Teberosky. Los Sistemas De Escritura En El Desarrollo Del Niño. México. Editores Siglo Xxi. 22 Edición 2005

·         Jurado Valencia Fabio y Bustamante Zamudio Guillermo.  Los Procesos De La Escritura. Hacia La Producción Interactiva De Los Sentidos. . Mesa Redonda. Magisterio. Bogotá. 1996.

·         Lerner de Zunino Delia Y Palacios de Pisan Alicia. El Aprendizaje De La Lengua Escrita En La Escuela. Reflexiones Sobre La Propuesta Pedagógica Constructivista. Aique. Didática. Argentina. 1998.

·         OLLILA O. Loyd. ¿Enseñar A Leer En Preescolar? Alfaomega. Narcea. Bogotá.1999.

·         Pacheco Julia y Pacheco Mary Luz. Aula alegra. Magisterio. Bogotá. 1998

·         Parra Rojas Alcides. La Lectoescritura Como Goce Literario. Aula Alegra. Magisterio. Bogotá. 1998

·         Revista Iberoamericana De Educación ISSN: 1681-5653 N.º 44/4 – 10 De Noviembre De 2007 Edita: Organización De Estados Iberoamericanos Para La Educación, La Ciencia Y La Cultura (OEI

·         Saavedra Esteban Juan José. Nuevos Caminos En La Enseñanza De La Lengua. Reflexiones, Experiencias  Y Ejercicios Prácticos Desde La Creatividad. Colección Nueva Escuela. Bruño. Madrid. 1998.

·         Sierra Avila, Martha. "Las Comprensiones Del Currículo De Preescolar". En Revista Educación Y Cultura. FECODE. Nº 36 Al 37.

 

 

 

Este artículo está licenciado bajo GNU Free Documentation License